<<< VOLVER AL INDEX DE LOS COMUNICADOS 

(nuovo)PCI (nuevo)Partito comunista italiano

Comité Central

Sitio: www.nuovopci.it
correo: nuovopci@riseup.net


Delegación

BP3  4, rue Lénine 93451 L'Île St Denis (Francia)
correo: delegazione.npci@riseup.net

Leggi La Voce 67 del (nuovo)PCI

Comunicado CC 17/2021 - 15 de julio 2021

[Descarguen el texto del comunicado en Open Office / Word ]

¡Solidaridad con el pueblo cubano!

¡Sacar las bases de EE.UU fuera de Italia!

¡Poner fin al gobierno de Draghi esclavo de EE.UU y de la UE!


El complejo militar-industrial-financiero que gobierna los Estados Unidos elevaron el nivel de hostilidades contra la Revolución cubana. Desde el pasado domingo 11 de julio, lanzó en algunas ciudades de la República de Cuba unas manifestaciones callejeras de organismos de varia forma afiliados a los grupos imperialistas de los EE.UU, a los grupos imperialistas sionistas y europeos y al Vaticano. Trata de aprovechar las dificultades económicas y sociales creadas por el bloqueo económico, financiero y comercial de los Estados Unidos que golpea a Cuba desde unos sesenta años y desestabilizar a la República de Cuba.

En 2019 bajo la presidencia de Donald Trump, Estados Unidos abolió las parciales y pérfidas mitigaciones del bloqueo llevadas a cabo durante la presidencia de Barack Obama y tomó medidas (las "243 medidas" son las más famosas) que agravaron el bloqueo económico, financiero y comercial vigente antes de Obama, en particular han obstaculizado y reducido las remesas de los inmigrantes y sus viajes a Cuba, el turismo y la importación de combustible y componentes de los procesos productivos provocando, por consiguiente, la reducción de las exportaciones y empeorando el abastecimiento para la población cubana. Las autoridades y los grupos imperialistas y, en particular, los grupos farmacéuticos hicieron campaña contra las intervenciones sanitarias ofrecidas por Cuba a países que lo necesitaban, intervenciones que también implican remesas en divisa para Cuba. En contra de la pandemia, las autoridades cubanas tomaron medidas de prevención y de asistencia sanitaria que han mitigado la transmisión del contagio y cuidado los contagiados mucho mejor que en los Estados Unidos y otros países, haciendo uso del reconocido sistema de salud pública que disfruta la población cubana gracias al socialismo. Pero la aparición de variantes más agresivas del coronavirus empeoró la situación incluso en Cuba e hizo surgir las limitaciones en la producción y la compra de medicamentos provocados ​​por el bloqueo.

El nuevo presidente Joe Biden siguió contra Cuba la línea de Trump violando sus propias promesas electorales. En general, en los últimos años los grupos imperialistas y las autoridades estadounidenses intensificaron sus intervenciones directas en América Latina porque sus títeres locales están en apuros para quedarse con el poder. La Venezuela de Nicolás Maduro resiste al bloqueo y los ataques, en Bolivia el golpe de Estado contra Evo Morales fue superado, en Perú los títeres perdieron las recientes elecciones presidenciales y en Colombia, Chile y Brasil no dejan de sofocar las protestas de las masas populares, la campaña contra Nicaragua sandinista no tuvo éxito, en Haití los grupos imperialistas de los EE.UU. intervinieron directamente. Tampoco pueden hacer de manera muy distinta, dada la crisis del sistema político de los EE.UU. que la aventura de Trump solo puso de relieve y que dura y se profundiza: no fue Trump en generar el malestar, el descontento, la intolerancia y la rebelión de una gran parte de las masas populares de los EE.UU. frente al curso de las cosas.

En este contexto, los enemigos internos y externos del socialismo intentan aprovechar las dificultades de la República de Cuba y las agravan. Estos son el origen y el contexto de las manifestaciones antigubernamentales empezadas en Cuba el domingo 11 de julio.

Principalmente las fuerzas comunistas y progresistas de Cuba y de cada uno de los países de América Latina deben enfrentarse a las maniobras y las intervenciones contrarrevolucionarias, movilizar y unir a las masas populares de su país, desarrollar la solidaridad y colaboración entre los gobiernos y las fuerzas progresistas de América Latina, beneficiándose de la solidaridad, colaboración e intercambio con los países (como la República Popular China, la Federación Rusa, Irán y otros) hostiles a la política depredadora de las autoridades y de los grupos imperialistas de EE. UU., sionistas y de la UE. Deben y pueden hacerlo y el éxito que obtendrán depende en cada país de cuanto el movimiento comunista consciente y organizado asimila y aplica la ciencia de las actividades con las que los hombres hacen su historia, hoy el marxismo-leninismo-maoísmo. En todo esto también podrán contar con el malestar, el descontento, la intolerancia y la rebelión que entre las masas populares de cada uno de los países imperialistas, a partir de los propios EE. UU., están creciendo frente el curso de las cosas y en cada uno de ellos impulsarán la revolución socialista a medida que el renacimiento del movimiento comunista se desarrolla.

Las masas populares de EE. UU. comprueban desde su propia experiencia directa la actuación y la naturaleza real de los grupos imperialistas y las autoridades estadounidenses que gritan a la democracia y a la libertad en Cuba.

La mayor ayuda que los comunistas italianos podemos y debemos dar a las fuerzas comunistas y progresistas de Cuba, como de cada uno de los países de América Latina, es avanzar en la revolución socialista en nuestro país y contribuir al renacimiento del movimiento comunista consciente y organizado en el mundo.

Sin embargo, también es importante que nosotros los comunistas italianos y las organizaciones y los exponentes progresistas de nuestro país declaren abiertamente nuestra solidaridad con la República de Cuba y con otras fuerzas progresistas latinoamericanas de varias formas agredidas por la Comunidad Internacional de los grupos imperialistas europeos, estadounidenses y sionistas. La solidaridad es un arma y fortalece a quienes la reciben y a quienes la dan.

En particular debemos

- denunciar y protestar en contra de las autoridades italianas y el Gobierno de Mario Draghi, que también contra Cuba y los otros países progresistas de América Latina continúa y agrava la actividad que la República Pontificia durante décadas ha llevado a cabo a la cola de los imperialistas estadounidenses;

- protestar contra la presencia de bases estadounidenses en nuestro país, una amenaza para los países europeos, africanos y asiáticos (ya las hemos visto en marcha: es suficiente recordar a Yugoslavia, Libia y Siria) y la violación flagrante de la Constitución de 1948 todavía vigente. Su eliminación es esencial para el progreso de las masas populares italianas: ellas fueron y también son hervideros de intrigas y maniobras antipopulares (centros para Gladio y grupos terroristas y asesinos para-fascistas).

Así que cada uno se movilice

- para avanzar en la revolución socialista que progresa en Italia: de ella una importante etapa es la constitución del Gobierno de Bloque Popular!

- para expresar al gobierno, a las autoridades y a las misiones, a las organizaciones de masas y a la población de la República de Cuba su amistad y solidaridad en las mejores formas de las que cada uno es capaz!